Navegación

About

Drawings are ©www.serpientes.mx

Terciopelo o Nauyaca real

Por Anders Nielsen, Ph.d.

La nauyaca real es una víbora que habita en zonas subtropicales de América. El significado de su nombre procede de las palabras nahui (cuatro) y yacátl (nariz), haciendo referencia a sus cuatro fosas nasales, si bien dos de ellas están destinadas a la termorrecepción para la captación de infrarrojos.

MORFOLOGÍA

La Bothrops asper es una especie con un pronunciado dimorfismo en su sexualidad. Esto quiere decir que ambos sexos nacen con igual tamaño, pero a partir de los siete meses, aproximadamente, las hembras aceleran su crecimiento.

La longitud del macho adulto nunca sobrepasa los 195 cm, mientras que la hembra de esta especie puede llegar a alcanzar los dos metros y medio.

Del mismo modo, las hembras gozan de cuerpos más gruesos, con un peso que puede llegar hasta los 6 kg. Por su parte, la cabeza de los machos es dos o tres veces más pequeña que las de sus compañeras, y sus colmillos nunca alcanzan los 2,5 cm que tienen los de las hembras.

Captura de una terciopelo

Este ejemplar de víbora terciopelo fue encontrado en un lugar muy frecuentado por seres humanos, cerca de la costa, concretamente en la playa del Carmen, por lo que el grupo que la filma, conociendo su peligrosidad, intenta apresarla para hacerle algunas fotos y, posteriormente, trasladarla a otra zona donde no haya peligro para el ser humano. Finalmente, la nauyaca consigue esquivarlos.

Terciopelo en plena naturaleza

Este vídeo es un vivo ejemplo de cómo no se debe actuar frente a una nauyaca en libertad, ignorando por completo los peligros de interactuar con una víbora de estas características. La nauyaca puede ser feroz y atacar si se siente amenazada, con una rapidez que sería casi completamente imposible de esquivar. Sólo los profesionales deben realizar tareas como las que vemos en estas imágenes.

En el momento de su nacimiento, las víboras hacen gala de brillantes colores.

El color de base del cuerpo es pardo, con tonalidades rojizas o grisáceas. Sobre él muestra un patrón dorsal de unas 20 manchas oscuras, de forma triangular o de diamante, de la gama del marrón, bordeadas por escamas blancas. La barbilla, el vientre y la cola son claros, de coloración pajiza.

La parte inferior de la cabeza presenta un color crema.

A ambos lados de la cabeza existe una foseta loreal, útil para la detección de infrarrojos, cualidad que comparte con el resto de víboras de foseta.

Esta serpiente es la más grande de los crotálidos del país mexicano.

Su cabeza tiene forma triangular, diferenciándose claramente del cuello por su anchura.

Posee unos grandes ojos de pupila vertical.

La dentadura de la nauyaca es solenoglifa, con una de las parejas de colmillos retráctiles más grandes de México. Están dotados de movilidad, son huecos y se encuentran en la parte delantera del maxilar.

El extremo de la cola es de un blanco desteñido (motivo por el que en algunas regiones mexicanas se la conoce como “rabo de hueso”) y lo usan para atraer a sus víctimas. Para ello, lo mueven imitando los contoneos de un gusano, captando la atención de lagartos y aves que, ante la posibilidad de una presa fácil, acaban acercándose demasiado. El camuflaje de la serpiente la hace pasar inadvertida hasta que se produce el ataque.

Respecto a sus fosas nasales, el primer par conduce el aire a la boca y desde allí a los pulmones, mientras que el segundo par de orificios, localizado entre las narinas y los ojos, aloja los órganos termosensibles que utilizan los vipéridos para captar las sutiles diferencias de temperatura del cuerpo de sus presas. Estos sensores de calor les ayudan a localizar animales de sangre caliente, pues los pueden visualizar gracias a la luz infrarroja que emiten sus cuerpos.

Por lo que concierne al sentido del olfato, la nauyaca tiene dos maneras de oler: la tradicional, y una segunda, única en los reptiles, que utiliza la lengua para arrastrar moléculas hasta unas fosas situadas en el paladar. Estas fosas contienen un órgano, sumamente sensible a los olores, que les permite distinguir ínfimos contrastes, de modo que la serpiente consigue seguir rastros olorosos con gran habilidad.

NOMBRES COMUNES

También se la conoce como víbora sorda, cuatro narices, rabo de hueso, barba amarilla, equis, pudridora, ik’bolay, cantil cola de hueso, devanador, fer-de-lance, terciopelo, yellow-jaw, tommygoff o talla x.

COSTUMBRES

Es un reptil terrestre de actividad nocturna. Frecuenta zonas de vegetación secundaria y hierbas altas, que recorre en busca de roedores.

Durante el día puede pasar horas enrollada e inmóvil entre la hojarasca del bosque, en pequeños huecos del suelo, junto a las raíces de los árboles u oculta bajo troncos derribados.

Pero al caer la noche recupera su dinamismo. La nauyaca se desplaza sigilosamente hasta asegurarse un lugar adecuado donde esperar a su próxima presa.

Al ser termorreceptora, puede seguir cualquier rastro de calor en plena oscuridad, lo que la convierte en un peligroso depredador.

La Bothrops asper es una víbora excitable e impredecible cuando se siente perturbada. Hacen uso de su velocidad para huir del peligro, pero también son capaces de cambiar el rumbo y defenderse con energía y prontitud. Los adultos acorralados son altamente peligrosos.

VENENO

La nauyaca terciopelo es el reptil causante del número más elevado de envenenamientos en todo México.

Son reptiles nerviosos, siempre a la defensiva. Los trabajadores agrícolas suelen sufrir mordeduras en las piernas, lo que les causa necrosis y edemas y, en algunos casos, la muerte.

El tratamiento se debe aplicar con carácter urgente, inyectando el antídoto adecuado.

Junto a la víbora de cascabel, es la principal autora de mordeduras en el mexicano Yucatán. En Costa Rica, es responsable de casi la mitad de los envenenamientos, elevándose este porcentaje hasta el 70% en algunos departamentos de Colombia y de Venezuela.

La razón de esto parece estar en la existencia de poblaciones rurales donde conviven seres humanos y presas comunes de estas serpientes, como roedores y lagartos, por lo que muchos accidentes suceden en el interior de los propios hogares de los campesinos.

Irritable y agresiva, la nauyaca puede alzar la parte superior de su cuerpo, causando picaduras por encima de las rodillas. También tienen la asombrosa capacidad de arrojar su veneno a distancia, alcanzado casi los 2 m.

Los primeros síntomas de mordedura son dolor, secreción de la herida, hinchazón en aumento, contusiones, ampollas, entumecimiento, fiebre, jaqueca, hemorragias nasales y gastrointestinales, tensión baja, náuseas, etc. Cuando no se trata de forma apropiada, se producen necrosis que, en casos graves, puede requerir la amputación de la parte afectada.

HÁBITAT

Solemos encontrarla en zonas húmedas hasta poco más de 1.500 m sobre el nivel del mar. Es frecuente en selvas tropicales, así como en zonas de pasto.

No obstante, también gusta de áreas más secas y bosques cercanos a fuentes de agua.

ALIMENTACIÓN

Su alimentación se basa fundamentalmente en vertebrados (preferiblemente roedores).

Los especímenes más jóvenes predan sobre animales de sangre fría e insectos, y no son extraños los casos de canibalismo. A medida que maduran, sus gustos alimenticios se transforman y se alimentan exclusivamente de mamíferos.

REPRODUCCIÓN

La reproducción de la nauyaca real es ovovivípara. El número de crías oscila entre cinco y 90, según el tamaño de la hembra, aunque el promedio se sitúa entre 20 y 30 crías por camada.

Al nacer miden alrededor de 25 cm.

El apareamiento se produce en diferentes períodos del año y en distintas áreas. La gestación dura normalmente entre seis y ocho meses.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

La Bothrops asper se encuentra en varios países del centro y del sur del continente americano, como México, Honduras, Guatemala, Belice, Nicaragua, Costa Rica, Ecuador, Venezuela y Colombia.

En México y otros estados de Centroamérica se encuentra hasta los 1.300 m de altitud.

En Sudamérica, sin embargo, puede llegar a habitar por encima de los 2.500 m sobre el nivel del mar, como ocurre en Venezuela y en Colombia.

ENEMIGOS NATURALES

Durante su etapa juvenil es presa de aves, tarántulas y otros mamíferos, aunque como adulto es menos susceptible de ser depredada. Únicamente las aves rapaces y otras especies de serpientes se aventuran a darle caza.

Privacidad

Lea sobre la política de privacidad de este sitio web

Copyright ©www.serpientes.mx All rights reserved.