Navegación

About

Drawings are ©www.serpientes.mx

Serpiente índigo o Víbora Prieta

Por Anders Nielsen, Ph.d.

Hábitat

La serpiente índigo, también denominada serpiente azul índigo, serpiente negra o serpiente toro azul tiene su hábitat al sur de Carolina del Sur hasta Florida y hacia el oeste hasta Louisiana, Mississippi y Alabama. Existe una subespecie, la serpiente índigo de Texas (Drymarchon melanurus erebennus), que habita al sur de Texas y en México.

Su hábitat es extremadamente variado. Es frecuente encontrarla en humedales, pantanos, ciénagas y zonas boscosas con abundancia de maleza. También habita en los claros de los bosques, en los campos de caña de azúcar y en zonas altas con tierras arenosas bien drenadas. Igualmente es posible encontrarla en bosques húmedos tropicales, en bosques perennes, en sabanas, manglares y bosques cercanos a lagos, ríos y arroyos.

Dos víboras índigo

En el vídeo se puede admirar la esbeltez de las víboras índigo, interactuando en plena naturaleza. Es hermoso observarlas fuera de los roles habituales que se esperan de las serpientes, es decir, atacando o defendiéndose. En estas imágenes, por el contrario, se las ve relajadas y juguetonas, enredándose la una sobre la otra mientras disfrutan de un agradable día de sol.

La víbora Wanda

Estamos ante un ejemplar de víbora índigo de costumbres relajadas y pacíficas, como suele ser usual en esta especie, habituada a convivir con otros animales e incluso con seres humanos, ya que al carecer de veneno y ser bastante amigable, ha sabido adaptarse a las costumbres humanas. Gracias a ello, podemos admirar la belleza de esta víbora que mide más de un metro y medio.

Se han detectado especímenes al nivel del mar y hasta una altura de 1.750 metros (5.775 pies).

El hábitat cambia según la época del año. De Diciembre a Abril prefieren las zonas arenosas, mientras que de Mayo a Julio pasan de sus guaridas invernales a sus territorios de verano. Finalmente de Agosto a Noviembre se dirigen a las cercanías de riachuelos, siempre protegidas por una buena sombra.

Al cambiar de hábitat según la época del año, necesitan mantener vías que unan los diferentes entornos. En invierno, suelen alojarse en madrigueras de tortugas localizadas en bosques de pinos con sotobosques densos. Es necesario que las madrigueras se encuentren en terreno no anegable.

Debido a la destrucción de su hábitat, en Georgia y Florida se la considera una especie amenazada.

Fisonomía y comportamiento

La serpiente índigo es terrestre, no venenosa y se caracteriza por tener un cuerpo grueso y largo, con escamas grandes y brillantes. La subespecie de Florida tiene una coloración negra azulada brillante, con mentón y cuello rojos. La coloración negra azulada es la que le da su nombre común. La subespecie texana puede tener una coloración amarilla, roja, marrón o negra, a menudo con una cola contrastada amarilla y negra.

Las serpientes jóvenes presentan marcas rojas en la frente y azuladas en los costados.

Se considera la serpiente nativa de los Estados Unidos de mayor longitud. El espécimen más grande registrado medía 2,8 metros (9,2 pies).

Su cuerpo tiene una forma triangular en la que destaca la línea media dorsal que forma una cresta prominente. El propósito de esta forma corporal es desconocido.

Ante un posible peligro, aplana verticalmente el cuello, lanza un silbido y hace vibrar su cola. Si se la manipula, puede morder.

Esta serpiente se caracteriza por cohabitar con otros animales, en especial con tortugas, en cuyas madrigueras se refugia en invierno cuando el mal tiempo exterior les lleva a buscar cobijo. En ausencia de tortugas, se refugia en orificios de armadillos o en montículos de detritus.

Se trata de un animal dócil y de bonito aspecto, por lo que es una serpiente codiciada para su cría en cautividad. Al estar protegida se necesita obtener un permiso para poder poseer una. El terrario debe ser más grande de lo usual e incluir algún objeto que le facilite la escalada.

Dieta

La serpiente índigo es carnívora. Su dieta consiste principalmente en gusanos, babosas y otros invertebrados, así como mamíferos, aves, anfibios, reptiles y huevos. También incluye otras serpientes en su dieta, incluso las venenosas, ya que es inmune al veneno de las serpientes de cascabel de Norteamérica.

En ocasiones mata a su presa golpeándola con fuerza contra objetos cercanos. Por esta razón a los ejemplares en cautividad se les alimenta con animales muertos, ya que corren el peligro de dañarse si utilizan un método tan violento en un habitáculo cerrado.

Reproducción

La serpiente índigo es ovípara. El apareamiento se lleva a cabo normalmente en los meses de invierno, realizando puestas de entre cuatro y 12 huevos en primavera. Los huevos se depositan en una madriguera, eclosionando entre los 70 y 120 días posteriores. Las crías, con una longitud aproximada de entre 600 y 700 milímetros de largo (23,5-27,5 pulgadas), viven de manera independiente desde que nacen.

Amenazas

La principal amenaza para esta serpiente es la acción del hombre. Los cazadores furtivos, que introducen gasolina en las madrigueras de las tortugas con la intención de hacer salir a las serpientes de cascabel de su escondrijo, matan accidentalmente a las serpientes índigo, que utilizan esas madrigueras para anidar.

Su captura para la venta como mascota también está diezmando la población de estas serpientes, aunque en Georgia y Florida esta práctica se considera ilegal, al tratarse de una especie amenazada y en peligro de extinción.

Por último, la destrucción de su hábitat también está favoreciendo la desaparición de esta serpiente.

En algunas zonas del sudeste de los Estados Unidos se ha intentado incrementar la población de estas serpientes con la cría en cautividad de especímenes, para posteriormente devolverlos a su hábitat. No obstante, no es posible determinar aún si este procedimiento está teniendo consecuencias positivas.

Privacidad

Lea sobre la política de privacidad de este sitio web

Copyright ©www.serpientes.mx All rights reserved.