Navegación

About

Drawings are ©www.serpientes.mx

Falsa Coralillo

Por Anders Nielsen, Ph.d.

La Lampropeltis triangulum sinaloae pertenece a la familia Colubridae.

Reciben el nombre de falso coralillo porque usan los vistosos colores de los verdaderos coralillos para no ser perturbadas por los depredadores.

Falsa coralillo atrapa a su presa

En las imágenes podemos observar el proceso de alimentación de una falsa coralillo en cautividad. Las presas son arrojadas con vida dentro del terrario para que la víbora se ponga en alerta y dé comienzo a sus rituales de caza, con la facilidad de que la presa no tiene posibilidad real de escapar, debido a las limitaciones de la jaula. La falsa coralillo se nos muestra aquí en toda su crudeza.

Falsa coralillo en libertad

El autor del vídeo se encuentra casualmente con una falsa coralillo en libertad, lo cual no suele ser una tarea fácil, pues son bastante escurridizas y rehúyen el contacto con el ser humano. En él podemos observar claramente la pauta que sigue su coloración: negro, rojo, negro, blanco, negro, rojo y nuevamente negro. Ante un hallazgo de estas características, la mejor opción es dejar que la víbora siga su camino.

MORFOLOGÍA

Sus colores siguen una pauta fija: negro, rojo, negro, blanco, negro, rojo y de nuevo negro. De forma que tanto la banda blanca como la roja se encierran siempre entre dos bandas negras. La cabeza, por su parte, arranca en un color azabache moteado de pequeñas zonas claras y, hacia la mitad de la cabeza en dirección al cuerpo, se interrumpe abruptamente por una banda blanca.

Se pueden diferenciar de las auténticas corales porque éstas tienen el vientre de color oscuro, lo cual produce una fragmentación de las bandas coloreadas. Esto no sucede en el ejemplar que nos ocupa.

Es importante destacar que en las víboras jóvenes, las bandas blancas son de un tono pajizo, cuya luminosidad va aumentando con el tiempo, hasta dar lugar al blanco níveo característico de la especie. Hacia los dos o tres años de vida, la serpiente ya alcanza su coloración definitiva.

La longitud de la falsa coralillo oscila entre los 90 y los 120 cm.

ALIMENTACIÓN

La Lampropeltis triangulum sinaloae se alimenta de reptiles (también de otras serpientes), anfibios, roedores y aves.

Si vive en cautividad, será necesario proporcionarle diversos tipos de roedores, como ratones de laboratorio, ratas o hámsters.

Estos animales forman la dieta básica de las falsas coralillos que viven en cautividad, aunque también se les podría facilitar algún tipo de lagarto o lagartija. No es habitual que acepten aves ni huevos.

REPRODUCCIÓN

De reproducción ovípara, pueden tener más de una nidada por año, aunque siempre durante el verano.

Las camadas no tienen más de dos o tres huevos.

Tras el período de hibernación, al inicio de la primavera, la falsa coralillo comienza con los rituales de apareamiento.

Más tarde, en los meses de junio y julio tendrá lugar el desove. Las crías suelen nacer con una longitud de entre 18 y 20 cm.

LONGEVIDAD

Vive hasta 20 años, si encuentra las condiciones idóneas.

COSTUMBRES

Utiliza sus llamativos colores para protegerse de sus posibles depredadores.

Al sentirse amenazada, enrolla su cuerpo y levanta la cola, aprovechando su similitud con la cabeza, por lo que el atacante la confunde y hiere a la víbora en la cola. De esta forma, pone a salvo la cabeza.

Cientos de miembros de esta especie han sido atacados y aniquilados sin distinción, amparados en la creencia de que son dañinos y agresivos.

HÁBITAT

La falsa coralillo reside en hábitats de gran variedad, normalmente terrestres: bosques, pinares, praderas, montañas y, en ocasiones, se han hallado ejemplares a orillas del mar.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

La Lampropeltis triangulum sinaloae se distribuye por todo el territorio de México, salvo a alturas superiores a los 3.000 m.

Particularmente, podemos encontrarla en Sonora, desde donde se extiende hacia el sur de la costa de Sinaloa, que da su nombre a la especie y de donde proceden la mayor parte de los ejemplares que viven en cautividad.

PELIGRO DE EXTINCIÓN

Estas víboras no son fáciles de observar. Aún así, se la considera amenazada, debido al tráfico de pieles y a su semejanza con el coralillo, de mordedura venenosa, que ha llevado a muchos seres humanos a confusión, aplicando una matanza indiscriminada.

Por todo ello, actualmente es una especie protegida, cuya preservación debe ser vigilada, respetando sus vidas y divulgando que la especie es inofensiva.

VIDA EN CAUTIVIDAD

Antes de proceder a su adopción, es imprescindible adquirir un terrario con las medidas apropiadas, ya que cuando se trata de ejemplares juveniles, unas medidas demasiado amplias podrían dificultar el proceso de alimentación, por el espacio para huir de que dispondría la presa.

Es aconsejable cubrir el suelo de césped artificial o de papel, para facilitar la limpieza y evitar problemas de bacterias.

Cuando la víbora es joven, hay que proporcionarle una temperatura óptima, haciendo uso de una manta eléctrica con termostato e indicación de temperatura, y cuidar de que no descienda por debajo de los 18ºC ni ascienda por encima de los 28ºC.

Con los ejemplares adultos la temperatura ambiente será suficiente para que se sientan cómodos.

Como fuente de luz se pueden usar tubos fluorescentes, regulados de forma que les brinden la luz necesaria según la época del año.

Es importante crear un pequeño refugio, con ayuda de ramas o piedras, a modo de cueva, para que la falsa coralillo pueda refugiarse cuando mude la piel o se esté alimentando.

Un bebedero hará las veces de surtidor de agua y bañera para esta mascota.

CURIOSIDADES

La falsa coralillo es popularmente conocida como víbora de la leche, debido a que suele residir en las cercanías de granjas de ganado vacuno, donde es sencillo encontrar roedores de los que alimentarse. Además, dentro de los graneros puede disfrutar de cierta calma y de una confortable temperatura.

Una antigua leyenda relataba que estas serpientes aspiraban la leche directamente de las ubres de las vacas. Actualmente se ha demostrado que la falsa coralillo no está capacitada para esa tarea.

SUBESPECIES

Existen unas 25 subespecies de falsa coralillo, cada una de ellas propia del país donde se encuentra.

Privacidad

Lea sobre la política de privacidad de este sitio web

Copyright ©www.serpientes.mx All rights reserved.