La víbora de cascabel

A casi todos nos fascinan las serpientes de cascabel, como consecuencia del miedo que producen estos animales, legendarios por su agresividad y su letal mordedura. Sin embargo, la amenaza sobre el ser humano tiende a exagerarse. En realidad, las víboras de cascabel deberían dejarnos atónitos por ser uno de los organismos vivientes más especializados de la tierra.

Su veneno, una saliva de toxicidad elevada, ocupa un puesto destacado entre las sustancias más complejas que se conocen. Es una mezcla de enzimas insuperable, cuyo cometido es destruir la sangre y paralizar el sistema nervioso.

Cascabel de cola negra

A la hora de buscar reptiles es importante comenzar a una hora temprana y buscar en lugares aislados, lejos de las urbes humanas. Las víboras suelen refugiarse en pequeñas cavidades o huecos ocultos entre hojarasca. La cascabel puede superar el metro de longitud, lo que la convierte en una víbora bastante grande. Su característica más particular la constituye su cola de color negro. En México es donde se halla el origen de todas las especies de víboras de cascabel.

Víboras de cascabel de montaña

La cascabel se extiende por todo el continente americano, siendo México el país con más diversidad de especies. Son animales muy útiles disminuyendo la población de roedores antes de que lleguen a constituir auténticas plagas. Las cascabeles de las rocas viven a lo largo de la Sierra Madre oriental, desde el centro de México hasta Nuevo León. A pesar de ser muy útiles, un encuentro cercano puede ser peligroso.

Su inoculación resulta igualmente sorprendente: los colmillos de los crótalos actúan como auténticas agujas hipodérmicas.

Además, estos reptiles son de los pocos grupos de seres vivos con dos sistemas visuales, ya que además de ojos tienen órganos sensitivos en su maxilar superior que les permiten captar imágenes infrarrojas, por lo que serían capaces de detectar el calor de una vela a casi 10 m de distancia.

Las víboras de cascabel merecen nuestra admiración más que nuestro miedo.

LONGEVIDAD

En libertad, pueden llegar a alcanzar entre 10 y 20 años de vida.

MORFOLOGÍA

Científicamente, las víboras de cascabel pertenecen a la familia Viperidae, dentro de ella a la subfamilia Crotalinae y al género Crotalus.

La Crotalus Cerberus, o cascabel negra, debe su nombre al color oscuro, casi negro, de su lomo.

Su cuerpo, delgado y compacto, llega a medir más de un metro de largo y puede sobrepasar los dos kilos de peso. Se halla rodeado de escamas colocadas en filas, pudiéndose contabilizar entre 21 y 29 filas.

En su dorso, sobre una base de color oscuro, muestra manchas de forma romboédrica de colores cálidos: castaño, pajizo o ámbar. La piel de las serpientes de cascabel la convierten en uno de los reptiles más ornamentales del continente americano.

La cabeza de la serpiente es aplanada, triangular, y destaca sobre su cuerpo, debido a sus grandes proporciones, distinguiéndose claramente del cuello. Tiene un solo color, aunque presenta una franja ligeramente más oscura que parte desde la sien hasta la comisura de la boca.

Los ojos, sin párpados, son de pupila vertical elíptica, presentando una protuberancia sobre las escamas que se encuentran sobre ellos.

El oído es simple y rudimentario.

Las tres características fundamentales que diferencian a las víboras de cascabel de los demás grupos de ofidios son las siguientes:

Dentición especializada (solenoglifa), con un aparato inoculador consistente en dos fuertes colmillos, curvados hacia atrás y situados en la parte frontal del maxilar superior.

Fosetas loreales sensibles a la luz infrarroja, también conocidas como cavidades termorreceptoras. Se sitúan a ambos lados de la cabeza del reptil y actúan como ojos primitivos.

Presencia de cascabel o crótalo, un apéndice con anillos córneos en la parte final de la cola. Este apéndice, en caso de peligro, les permite emitir un sonido de aviso, con el objeto de evitar ser pisada por grandes mamíferos. Con cada muda de la epidermis se añade una argolla más a este cascabel, produciéndose varias mudas por año. No obstante, no se puede determinar la edad de la serpiente por su cascabel. La cola suele alternar anillos claros y oscuros. Todas las especies de cascabel, salvo la Catalinensis, se identifican fácilmente por este característico apéndice.

Se han documentado 29 especies. Está reconocida como la serpiente más larga y venenosa de Norteamérica.

HÁBITAT

Normalmente viven en secos bosques de pinos o arboledas arenosas, así como en zonas costeras, como Florida, aunque es capaz de habitar una gran variedad de ambientes: chaparrales, bosques de coníferas, parajes rocosos con presencia de agua y semidesiertos de pastos. Las víboras de cascabel se extienden por todo el continente americano, encontrándose desde Canadá hasta Sudamérica, aunque la de cola negra se concentra particularmente al Sudoeste de Estados Unidos y México.

ATAQUE

Su mordedura es verdaderamente peligrosa, ya que la saliva es capaz de dañar el corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos.

Para atraer a su presa, imita con el extremo de su cola la forma y los movimientos de los gusanos, hasta que aquella se acerca lo suficiente para no tener escapatoria.

El veneno de estos animales es muy potente. Daña los glóbulos rojos de la sangre y los vasos sanguíneos, afectando al tejido corporal y al sistema circulatorio. Sus picaduras son tremendamente dolorosas y pueden ser fatales para el ser humano. Afortunadamente, existe un eficaz antídoto que, administrado a tiempo, evita la muerte del afectado en la mayoría de los casos.

Los crótalos son animales de mucho temperamento, aunque su carácter varía enormemente de un individuo a otro.

Aunque únicamente atacan para defenderse, se excitan con facilidad, pero incluso los ejemplares más tranquilos pueden atacar con brusquedad y sin aviso previo. Por ello, es necesaria la máxima precaución al toparse con una cascabel.

Cuando sienten una amenaza, estas víboras suelen enrollarse y adoptar forma de “S”, lo cual les permite atacar con mayor celeridad.

El cascabel de su cola suele emitir un sonido de aviso.

A pesar de su fama de animal mortal y agresivo, los crótalos de cola negra tienen gran aversión a los humanos, por lo que únicamente atacan cuando se sienten amenazados. La mayoría de las mordeduras suceden cuando se les intenta dar caza.

REPRODUCCIÓN

Normalmente viven en soledad, pero al llegar la época de apareamiento suelen agruparse hasta 10 miembros. Los rituales precopulatorios abarcan danzas y combates entre los machos.

Para llevar a buen fin la cópula, los machos y las hembras se enredan, haciendo posible que el macho pueda fecundar los óvulos de la hembra. Las serpientes de cascabel son ovovivíparas y tras la fecundación, la hembra tiene la opción de poner los huevos o de dejarlos madurar en su interior. En algunos casos, envuelven a las crías en membranas, de forma similar a los embriones. Estas víboras suelen ocultar los huevos en el suelo, bajo la vegetación, para que eclosionen por sí mismos. Muy pocas empollan.

El período de gestación dura entre uno y tres meses, aproximadamente.

El nacimiento de las crías generalmente tiene lugar a finales de verano o principios de otoño. La camada oscila entre las dos y las 40 crías.

Los jóvenes especímenes se abren paso al exterior rasgando la cáscara con un diente afilado que desarrollan especialmente para este propósito.

Nada más nacer ya han de valerse por sí mismas: la pequeña cría, una copia a escala del adulto, tiene que salir a cazar.

PELIGRO DE EXTINCIÓN

Esta serpiente no está en peligro de extinción en la actualidad, pero la matanza indiscriminada y la reducción de su hábitat está haciendo decrecer su número de forma alarmante, por lo que no se puede descartar que en los próximos años alcancen dicho estado de peligro.

EL CASCABEL

Es la característica más distintiva de esta especie.

La víbora nace con un nudo en el extremo de la cola. Cada vez que muda la piel, lo cual sucede entre tres y cuatro veces por año, una parte de la antigua piel permanece y va engrosando la cola, agregando un nuevo segmento al cascabel.

Las partes más viejas del cascabel se van desgastando con el tiempo y se desprenden, de modo que el número de anillos no es, como se cree popularmente, una indicación concluyente de la edad de la víbora. Por otra parte, el cascabel no suele superar los diez lóbulos, ya que la propia actividad de la serpiente hace que se desprendan o se rompan en muchos casos.

A lo largo de la vida de esta víbora, la piel del final de la cola, donde se han de formar los cascabeles, se altera y se hace más gruesa, y el extremo va cambiando de forma.

El cascabel es una particularidad de las serpientes venenosas, en especial de las víboras Crotalus (víboras de cascabel) y Sistrurus (cascabeles enanas).

Morfológicamente, el cascabel es una estructura córnea ubicada al final de la cola del reptil. Está formado por un conjunto de pequeñas partes no fijas que, al a

gitarse, provocan el sonido típico del cascabel.

NOMBRES COMUNES

Son múltiples los nombres por los que se conoce a la Crotalus Cerberus: serpiente de cascabel negra del Arizona, serpiente de cascabel negra, serpiente de cascabel negra del diamante, serpiente de cascabel marrón, serpiente de cascabel de Cerberus, diamond-back de la montaña…

COSTUMBRES

La cascabel negra es de costumbres diurnas, pero puede estar activa las 24 horas del día cuando el entorno es favorable.

Hiberna en madrigueras comunes desde finales de otoño hasta la llegada de la primavera.

ALIMENTACIÓN

Son auténticas cazadoras.

Usan su veneno para paralizar a sus presas antes de comérselas.

Su alimentación incluye diversos tipos de roedores, conejos, ardillas, ratas, ratones y perros de las praderas. También comen lagartos, anfibios, huevos y algunas especies de aves.

Las serpientes son capaces de capturar piezas enormes. Gracias a la articulación y flexibilidad de sus mandíbulas, pueden duplicar su cavidad bucal. Esta víbora puede engullir un huevo el doble de ancho que su cuerpo, sujetándolo entre los pliegues de la boca. El huevo va penetrando lentamente en el cuerpo. La cascabel pone a trabajar sus músculos para trasladarlo poco a poco hacia el interior de su estómago. Tragar una pieza de este tamaño puede llevarle hasta una hora, tras la cual, aún es capaz de regurgitar la cáscara.

RESPIRACIÓN

Las víboras de cascabel tiene respiración pulmonar o respiración aérea, es decir, respiran el oxígeno del aire, si bien de sus dos pulmones, el derecho está desarrollado y el izquierdo atrofiado.

ENEMIGOS NATURALES

Sus enemigos naturales suelen ser halcones, mofetas e incluso otras serpientes. En ocasiones, bisontes u otros animales de gran tamaño las pisotean con sus pezuñas, con el consiguiente peligro de mordedura.

CURIOSIDADES

  • De cuerpo extremadamente compacto, sólo pueden albergar un órgano de cada par, estando el otro atrofiado.

  • Tiene el sentido del olfato en la lengua.

  • La columna vertebral llega a componerse de hasta 500 vértebras.

  • Para trasladarse hacen ondular su cuerpo apoyándose en las grandes placas de su vientre. Son capaces de trepar por el tronco de los árboles y de nadar.

  • La característica más llamativa de estas víboras es el cascabel, compuesto de láminas similares a las de las uñas de los seres humanos.


Lea sobre la política de privacidad de este sitio web