Cantil

El cantil es una víbora venenosa de foseta, es decir, capaz de captar imágenes infrarrojas. Se distinguen tres especies en América Central, principalmente en México, donde habitan diversos tipos de bosques y sabanas. Es posible descubrirla entre la vegetación de las riberas y de las tierras cultivadas.

Cantil alimentándose

Es una especie terrestre. Se les puede hallar ocultos entre el ramaje o escondidos bajo troncos y raíces de árboles en el mismo suelo. Suele hacer uso de su cola para atraer a sus presas, simulando con su movimiento el de un gusano. Ranas, lagartijas y roedores constituyen la mayor parte de su dieta diaria. Es fácil encontrarlos en bosques tropicales de clima seco, desde el área sur de México hasta Costa Rica, donde habita en tierras protegidas.

Hallazgo de cantil

La cantil o castellana es una víbora de tamaño medio que, en ocasiones, llega a alcanzar una longitud máxima de 140 cm, aunque la mayoría no sobrepasan los 70 cm. El cuerpo es fuerte y la cabeza destaca por su tamaño. Hace gala de un color dorsal de matiz rojizo o ámbar. Dos líneas de color crema, bien definidas, se deslizan desde el hocico hacia atrás. Este par de líneas la diferencian del resto de serpientes centroamericanas.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

Siguiendo la costa atlántica aparece en Tamaulipas y Nuevo León y, de forma ocasional, en Veracruz y Chiapas. Es posible hallarla a lo largo de la península de Yucatán. Su presencia es frecuente en la vertiente pacífica. La vemos en Sonora, así como en casi toda Centroamérica: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y el noroeste de Costa Rica.

MORFOLOGÍA

El cantil (Agkistrodon bilineatus) es una serpiente de tamaño mediano-largo. La longitud total de los adultos oscila entre los 80 y los 120 cm, aunque se ha documentado un ejemplar que alcanzó los 138 cm de longitud.

Posee una cabeza triangular y ancha, ojos pequeños de pupila vertical y fosetas loreales entre los ojos y las fosas nasales. Del mismo modo que en otras víboras, estas fosetas tienen una función termorreceptora, extremadamente sensible, que les permite detectar presas de sangre caliente.

El colorido de su piel es bastante variado, pero la mayoría hace gala de un color marrón o negro, atravesado por bandas más oscuras que, en ocasiones, presentan pinceladas de colores claros.

La subespecie taylori se caracteriza por un dibujo más elaborado, con bandas multicolores y pinceladas prácticamente doradas.

Los miembros más jóvenes de la especie tienen un color más claro en las bandas. El extremo de la cola es verde o amarillo y lo utilizan con frecuencia para atraer a sus víctimas.

Al envejecer, el patrón de coloración va desvaneciéndose y tornándose más oscuro.

Su dentadura es solenoglifa.

Al cantil se le reconoce fácilmente por las líneas blancas que parten desde su boca, continuando unas por arriba y otras por debajo de los ojos.

Su cuerpo es grueso y corto, aunque la cola es relativamente larga y delgada.

La parte superior de la cabeza está cubierta de escamas.

ALIMENTACIÓN

Se alimenta de una amplia gama de pequeños vertebrados, tanto mamíferos como aves. Su dieta puede incluir lagartos, anfibios y peces.

Los más jóvenes se sacian con pequeños invertebrados.

VENENO

El cantil constituye uno de los reptiles más temidos no sólo por su agresividad, sino también por su veneno, el cual tiene propiedades hemolíticas y necróticas.

Su mordedura puede ser mortal en los casos más severos. Dolor, hinchazón, contusiones, ampollas y necrosis son los principales síntomas de envenenamiento.

El veneno del cantil, y en general de todas las víboras, constituye una de las toxinas de origen natural más complejas que se conocen. Dicha toxina es fruto de la unión de enzimas, polipéptidos y otros componentes con funciones poco conocidas hasta ahora.

Sus efectos, sin embargo, sí están documentados y pueden abarcar una amplia diversidad de síntomas.

La destrucción de los tejidos causa un intenso dolor y posible necrosis en la zona atacada, mientras que sus propiedades hemolíticas y anticoagulantes impiden la detención del sangrado de la herida.

El efecto virulento sobre las fibras musculares puede ocasionar la pérdida de funcionalidad de las extremidades afectadas.

Las mordeduras del cantil pueden causar la muerte horas después del fatal encuentro, aunque si el antídoto se aplica a tiempo, el paciente puede salvar la vida.

NOMBRES COMUNES

Su nombre proviene de la palabra kantiil (labios amarillos), pero se le conoce por multitud de nombres: cantil enjaquimado, cantil de agua, k’an ti, q’an ti, víbora castellana, zolcoatl, cazadora, cumcoatl, cuatro narices, gamarrilla, volpochh, bil palka, pichicuate, víbora enjaquimada, zolcuate, etc.

PELIGRO DE EXTINCIÓN

La clasificación de esta especie es de “casi amenazada”, puesto que tras la evaluación de los criterios pertinentes, se concluye que no se halla en peligro crítico, pero sí se le asigna cierto grado de vulnerabilidad. Probablemente alcanzará dicha calificación en un futuro no demasiado lejano, ya que su número actual está en descenso y es difícil de encontrar en su propia área de distribución.

La preocupación fundamental radica en la destrucción de su hábitat natural, lo que la convierte en una de las especies más frágiles del continente americano.

COSTUMBRES

Es una serpiente de actividad nocturna.

Con una inmerecida reputación de reptil agresivo y de carácter peligroso, el cantil es tímido por naturaleza y, ante la mínima detección de peligro, su primer impulso es la huida. Si no puede huir, adopta una actitud amenazante, elevándose y mostrando sus colmillos, pero sólo procede al ataque como último recurso.

REPRODUCCIÓN

Se reproducen en primavera, como la mayoría de las víboras de foseta. Son ovovivíparos y sus camadas se componen de entre cinco y 20 crías, cuyo nacimiento se produce durante los primeros meses de verano.

HÁBITAT

El cantil gusta de habitar zonas desérticas, bosques tropicales de clima árido o húmedo, manglares y superficies con arbustos. A pesar de su naturaleza semiacuática, es poco habitual encontrarla en zonas más húmedas.


Lea sobre la política de privacidad de este sitio web